sábado, mayo 17, 2008

RUSIA: REPRESENTANTES RELIGIOSOS CONDENAN EL DOCUMENTO DE LA APCE QUE PROPONE LA LEGALIZACIÓN TOTAL DEL ABORTO

Los representantes de las más importantes organizaciones religiosas de Rusia sometieron a crítica el documento de la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (APCE), adoptado el día 16 de abril pasado, que contiene una apelación a la legalización total del aborto.

El Consejo de Europa ha confirmado "el derecho de las mujeres a disponer totalmente de su cuerpo" y ha declarado necesario la creación en los países miembros de mecanismos legislativos, condiciones sanitarias, médicas y psicológicas para la puesta en práctica del derecho de las mujeres a "un aborto sin peligro". El documento prevee la instauración obligatoria de la educación sexual en las escuelas y en otros establecimientos de enseñanza "para evitar los embarazos no deseados". Fue propuesto igualmente en dicho documento aumentar los créditos concedidos para la producción y la publicidad de los medios contraconceptivos.

"La resolución de la APCE pone en evidencia la estrechez del punto de vista de sus autores. Llaman al respeto del derecho de la mujer a disponer de su cuerpo pero al mismo tiempo no tienen en cuenta para nada la vida del ser humano que se encuentra en el seno de la madre", dijo a la agencia RIA-Novosti el padre Jorge Ryabykh, secretario de las relaciones entre la Iglesia y la sociedad del Patriarcado de Moscú.

Conforme a la "Concepción Social de la Iglesia Ortodoxa Rusa", recordó, el aborto es un pecado ante Dios y los hombres. Se contempla una indulgencia únicamente en el caso de que el embarazo, por una u otra razón, constituya una amenaza para la vida de la madre.

"A causa de ello, en lugar de apelar los Estados a incrementar el crimen, es necesario llamar a los gobiernos y a la sociedad a crear todas las condiciones para que el niño engendrado pueda ver la luz, recibir una educación y una seguridad material", es la convicción de este servidor de Dios.

Según el padre Jorge Ryabykh, si los políticos que se dicen cristianos ortodoxos sostienen el derecho al aborto, "actúan contra la fe y deben de corregir su proceder político, incluyendo el seguir una disciplina penitencial en su iglesia".

El presidente del Centro de Coordinación de los Musulmanes del Norte del Cáucaso, el mufti Ismaïl Berdiev, ha definido la legalización de los abortos de "crimen contra la humanidad". "Si el destino del ser humano es nacer, nada ni nadie debe amenazar su vida. Es la ley divina y esta ley no puede estar sometida a duda por parte de las instituciones laicas del poder", indicó Berdiev.

Según el mufti, "la vida es dada por Dios al hombre nada más que una vez y el asesinato del embrión humano es el asesinato de un ser adulto".

Si el ser humano es nacido, "Dios (le Très-Haut) no le dejará sin alimento ni atención", está convencido el líder religioso musulmán.

Borukh Gorin, jefe del departamento de relaciones sociales de la Federación de Comunidades Judías de Rusia, saludando en conjunto la unión entre los pueblos, llamó al mismo tiempo a tratar "con mucha consideración" las particularidades de las culturas nacionales y las concepciones religiosas sobre diferentes aspectos de la vida.

Según sus palabras, es evidente que en los países católicos y en los países protestantes estas concepciones divergen.

"Tratar de nivelar a todo el mundo con el mismo rasero es un arma de doble filo que puede suponer un obstáculo a la aproximación", añadió. Llama a acordarse de esto cuando se toma una decisión sobre la cuestión de los abortos, la educación sexual en las escuelas y otros asuntos que son "tabúes" en el seno de numerosas poblaciones cristianas.

"La opinión al respecto de un pequeño pueblo napolitano no depende de la opinión de la APCE", indicó el representante de la Federación de Comunidades Judías.

Según él, en el Judaísmo "todo lo que concierne a la interrupción del embarazo es una elección individual y en cada caso la mujer ha de buscar consejo cerca de un rabino". El Sr. Gorin concluye: "No existe ninguna aproximación general a este problema privado".

Sanjëi-lama, representante de la Sangha Budista Tradicional de Rusia manifestó que para el Budismo el aborto estaba considerado como el asesinato de un ser vivo y que esto podría tener una influencia sobre el karma de la madre. "Entre un millón de criaturas, una sola nace hombre. A causa de ello es necesario tener una aproximación más responsable hacia la vida a partir del momento de su concepción", apeló el lama.

El padre Sergio Nikolenko, experto católico en el dominio de la teología de las costumbres, definió este nuevo documento de la APCE como "unilateral y totalmente inaceptable desde el punto de vista de la doctrina católica".

Indicó que el catecismo de la Iglesia católica insiste en el hecho de que "el derecho a la vida de cada ser humano desde su concepción hasta su muerte" debe ser reconocido por el poder político y fijado por ley. "Los derechos de los hombres no dependen de ciertas personas, ni de los padres, no son tampoco un privilegio otorgado por la sociedad o el Estado, pertenecen a la naturaleza humana", se dice en este texto religioso.

El Sr. Sergio Ryakhovsky, miembro de la Cámara Social de la Federación de Rusia y líder de la Unión Rusa de Cristianos Evangelistas (pentecostales), afirmó que la adopción de un documento tal por la APCE "firma la sentencia de muerte" de Europa como tal. Según su opinión, el término "aborto sin peligro" resuena como "totalmente sacrílego", lo mismo que si se dijese un "estrangulamiento sin peligro" o un "descuartizamiento sin peligro".

Haciendo notar que en la Federación Rusa los abortos están autorizados prácticamente sin limitación alguna, dijo: "Si tenemos en cuenta que la población de nuestro país disminuye en cerca de un millón cada año, pienso que sería el tiempo de aportar modificaciones importantes a las leyes correspondientes".

Ryakhovsky declaró: "Siempre una familia numerosa estuvo considerada como una bendición de Dios, ya es hora que esta actitud hacia la familia renazca en Rusia".

[Fuente: sitio web de la Representación de la Iglesia Ortodoxa Rusa en Estrasburgo (REOR)]