domingo, mayo 18, 2008

COMUNICADO OFICIAL DE LA IGLESIA RUSA SOBRE LA POLÍTICA DEL PATRIARCADO DE CONSTANTINOPLA EN ESTONIA Y LA COMISIÓN INTERNACIONAL CATÓLICO-ORTODOXA

El Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú ha publicado un largo comunicado que aborda de nuevo la razón que motivó que la delegación de la Iglesia Ortodoxa Rusa se retirara de la última asamblea de la Comisión Internacional Mixta católico-ortodoxa para el diálogo teológico, en Rávena. La razón radica en la persistencia con que el Patriarcado de Constantinopla busca imponer la presencia de la delegación de la "Iglesia Apostólica de Estonia" en el seno de esta comisión, ignorando a la Iglesia Ortodoxa Autónoma de Estonia reconocida por el Patriarcado de Moscú.

Contrariamente a lo que ciertos medios de comunicación han afirmado, el desacuerdo entre Moscú y Constantinopla no versa sobre la autonomía de la Iglesia Ortodoxa en Estonia, sino sobre el hecho de que, paralelamente a la Iglesia Ortodoxa Autónoma de Estonia reconocida por el Patriarcado de Moscú, la sede de Constantinopla creó a posteriori, aprovechando enfrentamientos políticos, otra estructura (ver a propósito este artículo -en francés-).

El 26 de marzo de 2008, las delegaciones de ambos patriarcados se reunieron en Zurich para estudiar este problema, pero las conversaciones no pudieron conducir a un consenso sobre la composición de la delegación de las Iglesias Ortodoxas en el seno de la comisión internacional mixta católico-ortodoxa.

Según el comunicado del Departamento de Relaciones Exteriores, el Patriarcado de Moscú sugirió tres soluciones que fueron rechazadas por la representación del Patriarcado de Constantinopla. Estas soluciones siguen las siguientes formulaciones:

1. Únicamente las Iglesias autocéfalas y autónomas cuyo estatuto es reconocido por el conjunto de los ortodoxos pueden participar en el diálogo ortodoxo-católico. En ese caso, la participación de la "Iglesia Ortodoxa Apostólica de Estonia" es inaceptable.

2. Pueden participar en el diálogo todas las Iglesias autocéfalas y autónomas cuyo estatuto es reconocido al menos por varias Iglesias ortodoxas. Es preciso entonces que su participación en el diálogo no signifique que su estatuto sea reconocido por el conjunto de las Iglesias ortodoxas. En este caso, habrá que invitar a la comisión para el diálogo teológico a la Iglesia Ortodoxa de América y a la Iglesia Ortodoxa de Japón, del mismo modo que la "Iglesia Ortodoxa Apostólica de Estonia" reconocida solo por el Patriarcado de Constaninopla. Igualmente, habrá que examinar la cuestión de la participación en el diálogo de las Iglesias autónomas que componen el Patriarcado de Moscú. Esto es, la Iglesia Ortodoxa Ucraniana, la Iglesia Ortodoxa de Moldavia, la Iglesia Ortodoxa de Letonia y la Iglesia Ortodoxa de Estonia, reconocidas por el Patriarcado de Moscú.

3. Una solución de compromiso es posible. Esta supondría la participación, en el seno de la delegación de su Iglesia madre, de delegados de Iglesias cuyo estatuto no está reconocido por el conjunto de la Ortodoxia. Así, el representante de la estructura eclesial del Patriarcado de Constantinopla en Estonia podría participar en el trabajo de la comisión formando parte de la delegación del Patriarcado de Constantinopla, mientras que los representantes de la Iglesia Ortodoxa de América, del Japón y de otras Iglesias autónomas serían parte de la delegación del Patriarcado de Moscú.

El comunicado lamenta que el hecho de haber rechazado estas proposiciones el Patriarcado de Constantinopla hace imposible la participación de la Iglesia Ortodoxa Rusa en los trabajos de la Comisión Internacional Mixta católico-ortodoxa.

[Fuente: Egliserusse.eu]