viernes, mayo 23, 2008

PARA LA REFLEXIÓN Y LA MEDITACIÓN (20)

Dos cosas llenan mi corazón de una admiración y veneración siempre nuevas y siempre crecientes, conforme la reflexión se destina y aplica a su consideración: por encima de mí, el cielo estrellado y, dentro de mí, la ley moral.

Inmanuel Kant