sábado, mayo 24, 2008

EL COMUNICADO DE LA ASAMBLEA DE OBISPOS DE LA IGLESIA SERBIA (15-21/05/2008)


En la residencia patriarcal de Belgrado, con la bendición de Su Santidad el Patriarca Pavle y bajo la presidencia de monseñor Amfilohije, metropolitano de Montenegro y del Litoral, que en virtud del artículo 62 de la constitución de la Iglesia Ortodoxa Serbia ha reemplazado a Su Santidad, ausente por causa de enfermedad, se mantuvo del 15 al 21 de mayo de 2008 la asamblea regular de obispos de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

Todos los prelados de la Iglesia Ortodoxa Serbia del país y del extranjero estaban presentes, incluyendo a monseñor Jovan, arzobispo de Ohrid y metropolitano de Skopje, con sus prelados del Arzobispado Autónomo de Ohrid.

Con el espíritu de la alegría pascual y el amor en Cristo resucitado, confrontada a numerosas tentaciones espirituales de nuestro tiempo, la asamblea de obispos evocó las importantes cuestiones de la vida, de la organización y de la misión de la Iglesia Ortodoxa Serbia.

Además de las cuestiones corrientes, la asamblea prestó una atención especial a la situación en Kosovo y Metohija concerniente a la "declaración" ilegal de independencia de esta provincia. Al mismo tiempo, la asamblea de obispos dirigió palabras de gratitud hacia todos aquellos que no han reconocido este acto ilegítimo y, sobre todo, a los que han expresado una solidaridad sincera con la Iglesia Serbia así como su amor y misericordia para con el pueblo serbio, manifestando de una vez para siempre que la Iglesia Serbia y el pueblo serbio jamás aceptarán este reino de la injusticia y el desgarramiento ilegal de Kosovo y de Metohija.

En cuanto a la cuestión de la restauración de los monumentos religiosos de Kosovo y de la Metohija destruidos durante los progroms del año 2004, también fue abordada y se determinó que esta restauración debe ser realizada en colaboración con el ministerio de cultura de la República de Serbia, con las instituciones internacionales y los altos representantes de la UNMIK, única autoridad internacional y legal según la resolución 1244.

Insistiendo en que las iglesias y los monasterios restaurados sean aceptados y bendecidos, y que los sacerdotes y los fieles retornen allí para que comiencen de nuevo a ser utilizados, la asamblea de obispos considera que los refugiados volverán a sus hogares seculares de la diócesis de Raska y Prizren, en su muy antigua tierra y sus monumentos.

Con el fin de preservar la tradición secular y el testimonio viviente de la Iglesia en el mundo actual, la asamblea de obispos ha afirmado su posición concerniente al uso de la santa liturgia y otros servicios religiosos en el espíritu de la tradición litúrgica secular de la Iglesia Serbia. Con la celebración común de todos los obispos de la santa liturgia en la iglesia de San Sava de Vracar (Belgrado), esta unidad ha sido de nuevo testimoniada ante el altar de Dios, el día del traslado de las reliquias de San Sava, el lunes 19 de mayo de 2008.

La asamblea de obispos ha manifestado, una vez más, su responsabilidad espiritual y pastoral consagrando su atención al estado y a las dificultades que encuentran las diócesis serbias en los países surgidos de la ex-Yugoslavia, así como la vida de las diócesis serbias de la diáspora a lo largo del mundo. En este sentido, los padres sinodales han examinado las cuestiones de la vida eclesiástica en Montenegro, Croacia y Bosnia-Hercegovina. Han realizado un llamamiento a las autoridades de estos países demandandoles el respeto por los derechos religiosos y los elementales derechos a la propiedad de los miembros de la Iglesia Ortodoxa Serbia. Del mismo modo, realizaron un llamamiento a las autoridades de la ex-república yugoslava de Macedonia para que dejen de perseguir a monseñor Jovan, arzobispo de Ohrid y determinen la supresión de todas las interdicciones y otras medidas ilegales interpuestas contra él.

Por lo demás, fueron abordadas tambiéns las cuestiones relativas a los bienes de la Iglesia, de su preservación y del retorno de los bienes confiscados, así como al funcionamiento de las fundaciones religiosas de beneficiencia y de sus fondos.

La asamblea trató, con una atención particular, las relaciones y la colaboración con las otras Iglesias Ortodoxas locales, como también el diálogo con otras Iglesias e instituciones religiosas. La asamblea adoptó el comunicado de la comisión de diálogo con los representantes de la Iglesia católica romana que tuvo lugar en Rávena, en Italia, e hizo constar que este diálogo no ha sido mantenido en detrimento de la Iglesia Ortodoxa. En estrecha relación con este diálogo, la asamblea se mostró estupefacta por el comportamiento de ciertos medios de comunicación, tanto electrónicos como periódicos, que no son objetivos ni responsables en su trabajo, sino que escriben con mucha malevolencia mentiras sobre los acontecimientos de la Iglesia. Desgraciadamente, con las mismas intenciones y perjuicios, durante los trabajos de esta asamblea, ciertos medios de comunicación informaron sobre el estado de salud de Su Santidad el Patriarca Pavle. La asamblea comprobó que ciertos medios de comunicación no tenían como objetivo informar al público de manera oportuna y de modo verídico, sino crear la confusión y la agitación entre los fieles de nuestra Iglesia local y en el público (algunos medios occidentales repitieron estas informaciones, NdR).

La asamblea dirige un mensaje de paz y de amor al conjunto de su Iglesia Ortodoxa Serbia y a todas las personas de buena voluntad, saludándolos una vez más en la salvación más gozosa: ¡Cristo ha resucitado!.


[Fuentes: original, Iglesia Ortodoxa Serbia; traducción del serbio por Dobrila B. para Orthodoxie -de donde ha sido recogido y traducido para el blog-]