martes, mayo 27, 2008

EL PATRIARCA DE ALEJANDRÍA, SS TEODORO II, APELA AL FIN DE LA VIOLENCIA XENÓFOBA EN SUDÁFRICA


Durante su visita pastoral, entre los días 16 al 28 de mayo, con ocasión del 100º aniversario de las comunidades ortodoxas de Johannesburgo y Pretoria, el Patriarca de Alejandría y Toda África Teodoro II, primado de la Iglesia Ortodoxa en África, lanzó un llamamiento para pedir el fin de los actos violentos xenófobos en África del Sur. Expresándose ante los medios de comunicación, al final de una celebración en la iglesia de San Nectario, de Johannesburgo, el 21 de mayo, el Patriarca se inquietó por la llamarada de violencia contra los inmigrantes y deseó una rápida vuelta a la calma en el país.

Esa misma mañana, se le impidió al Patriarca presidir una liturgia eucarística en la catedral de los Santos Constantino y Helena, que celebraba su fiesta patronal, considerando la policía que el barrio donde se halla la catedral no era lo bastante seguro.

Según las agencias de prensa, las violencia contra los inmigrados, cuya inmensa mayoría proviene del vecino Zimbabwe, produjo por lo menos unos cincuenta muertos y centenas de heridos en dos semanas, y decenas de millares de personas continuaban huyendo del país o reagrupándose en campos improvisados.

El 22 de mayo, el Patriarca Teodoro II visitó un centro para los niños de la calle, en Johannesburgo, que ha sido abierto a principios de este año por la diócesis con la ayuda material de la Iglesia Ortodoxa de Grecia y del ministerio de Asuntos Exteriores griego. Este centro acoge a niños de familias desestructuradas, abandonados o huérfanos cuyos padres, muchos de ellos, fallecieron a causa del SIDA. En el centro los niños reciben los cuidados y atenciones necesarias, disponen de un techo y alimentación.

Días antes, el 18 de mayo, además, el Patriarca de Alejandría presidió una liturgia solemne en la catedral de los Santos Constantino y Helena, con ocasión de la conmemoración ese día de los 80 años de su fundación.

En el transcurso de su estancia en Sudáfrica, el Patriarca Teodoro II presidió la dedicatoria de dos nuevas iglesias, una en Durban y otra en Port Elizabeth. Igualmente estuvo en Pretoria, donde visitó un monasterio fundado recientemente, la parroquia ortodoxa rusa de San Sergio y la catedral de la Anunciación, donde celebró una doxología en presencia del metropolitano Serafín, cabeza de la diócesis ortodoxa de África del Sur, y de su predecesor, el metropolitano Pablo, hoy retirado, así como de los embajadores de varios países de tradición cristiana ortodoxa.