sábado, junio 07, 2008

LA COMUNIÓN DEL METROPOLITANO RUMANO NICOLAE (CORNEANU) EN UNA IGLESIA GRECO-CATÓLICA PERTURBA LA IGLESIA RUMANA Y SUSCITA REACCIONES EN LA ORTODOXIA

El 26 de mayo, el sitio web de la Iglesia greco-católica (uniata) rumana, Greco-catolica.org, difundía, bajo el título "Sucedió un milagro en Timisoara", la información de que el metropolitano Nicolae Corneanu del Banato (Patriarcado de Rumanía) había comulgado el 25 de mayo con el clero católico con ocasión de la consagración de una iglesia greco-católica en la cual participaba igualmente el nuncio apostólico.

Ante las reacciones inmediatamente provocadas por este suceso, las autoridades de la Iglesia Rumana ocultaron en un primer momento su confusión tras la afirmación de que los hechos no habían sido verificados; esto a pesar de las fotos muy explícitas (1, 2 y 3) publicadas por el sitio greco-católico que había difundido la información. El 27 de mayo, el Patriarcado publicó, sin embargo, un comunicado en el que informaba que la cuestión sería examinada durante la próxima reunión del Santo Sínodo de la Iglesia Rumana en el mes de julio, limitándose por el momento a señalar que "los actos y los gestos inconsiderados de esta naturaleza complican, más que hacerlo progresar, el diálogo con la Iglesia Católica Romana".

El 4 de junio, el metropolitano Nicolae, entrevistado por teléfono durante unos veinte minutos por varios miembros de la AZEC (Asociación de los Periodistas y Editores Rumanos), en el curso de una reunión en la cual participaban varios teólogos entre los que estaba el P Stefan Buchiu, profesor de dogmática en la facultad de Teología de Bucarest, y Radu Preda, de la facultad de Teología de Cluj, reconocía los hechos y explicaba su gesto con base a motivos afectivos y razones políticas [aquí el podcast de la entrevista y su transcripción -rumano-, y aquí la y partes de una traducción parcial en francés].

Bajo la presión del clero y de los fieles de Rumanía, pero también de las reacciones del conjunto del mundo ortodoxo, el Patriarcado de Rumanía decidió situar el tema en el orden del día de la reunión del "Sínodo Permanente" (conformado por el Patriarca, los metropolitanos y tres obispos: Nifón, Ioan y Sofronie) fijada de antemano para el día 6 de junio, a celebrar en el monasterio de Neamts, con ocasión de la beatificación de varios hesicastas de la región. Al término de la reunión, no obstante, ninguna decisión fue adoptada; uno de los participantes indicó que la discusión simplemente había tenido por objeto preparar el pleno del mes de julio. Una de las razones aducidas aquí es que ninguna decisión puede ser tomada sin que el interesado haya tenido la posibilidad de explicarse oficialmente ante sus colegas en el episcopado; otra razón es que el "Sínodo Permanente", debido a su limitada composición, no está habilitado para tomar una decisión susceptible de acarrear la sanción a un miembro del clero que tiene el rango de metropolitano.

La deposición del metroplitano Nicolae ha sido preconizada oficiosamente por varios prelados de la Iglesia Rumana, entre los cuales se encuentra el metropolitano de Cluj-Napoca, Bartolomeu Anania. Pero según fuentes autorizadas, la decisión más probable del Santo Sínodo será la de pedirle que se retire por razón de edad o de salud. Varias personalidades, en mensajes de correo dirigidos al Santo Sínodo, han querido hacer ver que la ausencia de una posición clara y rápida de su parte podría únicamente resultar perjudicial para la Iglesia Rumana dejando desarrollarse y exacerbarse las muy fuertes tensiones entre la corriente progresista y la corriente conservadora, de las que finalmente podría sacar provecho la "Iglesia" disidente de los viejo-calendaristas que no deja de denunciar el laxismo de la Iglesia oficial y las tendencias ecumenistas del Patriarca.

Las reacciones continúan siendo muy vivas en el mundo ortodoxo. El sitio oficial del Patriarcado de Moscú informa el 6 de junio que el metropolitano Kiril de Smolensk y Kaliningrado, responsable del Departamento de Relaciones Exteriores del Patriarcado de Moscú, ha venido a solicitar de su homólogo rumano, el obispo Cipriano, que se aporten "aclaraciones sobre las informaciones según las cuales uno de los principales jerarcas de la Iglesia Ortodoxa Rumana comulgó con aquellos que no pertenecen a la Iglesia Ortodoxa" e, igualmente, solicitó al Patriarca Daniel y al Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana "expresar su actitud en relación a este suceso".

El metropolitano Nicolae Corneanu nació el año 1923 y es, desde 1962, arzobispo de Timisoara y metropolitano del Banato; ha enseñado en varias instituciones teológicas y, desde 1992, es miembro de honor de la Academia Rumana. Después de la caida del régimen comunista en Rumanía, los archivos de la Securitate revelaron que había sido, entre los años 1950 y 1988, un informador activo. El metropolitano Nicolae se granjeó una cierta simpatía entre el pueblo rumano después de haberse confesado públicamente de esta colaboración, lo que otros prelados de la Iglesia Rumana, que igualmente habían sido colaboradores, se habían negado a hacer.

Este hecho ha sobrevenido cuando otro acontecimiento, sucedido en enero de este año, continúa provocando debates en el seno de la Iglesia Rumana: la concelebración, en la fiesta de la Teofanía, de la bendición de las aguas por el obispo Sofronio de Oradea con el obispo greco-católico (uniata) Virgil Bercea de Oradea.

[Fuente: Orthodoxie]

2 comentarios:

Ioan dijo...

Rezemos por él, para que con la infinita misericordia de Jesucristo Nuestro Señor, salga de su error.
Ioan

Villeguillo dijo...

Rezemos todos, para que salgan del error muchos...