martes, junio 03, 2008

COMUNICADO DEL PATRIARCADO DE RUMANÍA SOBRE EL CASO DEL METROPOLITANO NICOLAE (CORNEANU)

La oficina de prensa del Patriarcado de Rumanía ha publicado una nota concerniente a las informaciones difundidas por algunos medios de comunicación sobre el metropolitano del Banato, monseñor Nicolae (Corneanu) que, según estos medios y otras fuentes, habría comulgado en una liturgia greco-católica (uniata), pero que según otros ponen en duda.

La nota de la oficina de prensa señala que el Patriarcado no tiene hasta el momento datos concretos y verificados del hecho que se denuncia, pero que se pedirán explicaciones en el momento de la próxima reunión del Santo Sínodo a principios del mes de julio.

Igualmente, se precisa en esta comunicación que los actos y gestos inconsiderados de esta naturaleza complican, más que facilitan, el diálogo con la Iglesia Católica Romana.

Según se informa, el pasado domingo 25 de mayo, el metropolitano Nicolae del Banato asistía a una liturgia de los greco-católicos rumanos presidida por el nuncio del Vaticano en este país, monseñor Francisco Javier Lozano; en el momento preciso monseñor Nicolae se acercó al altar y solicitó permiso al nuncio para comulgar conjuntamente con los que oficiaban la misa, a lo que este último accedió inmediatamente.

El proceder de monseñor Nicolae vulneraría varios cánones y la tradición de la Iglesia Ortodoxa cifrada, entre otros fundamentos y hechos, en su larga historia de conciliaridad; ha producido el estupor entre los fieles, el clero y los monjes no sólo de su metropolía, donde algunos sacerdotes han dejado de conmemorarlo en los oficios divinos, sino en toda la Ortodoxia.

Mientras tanto, los católicos romanos y los uniatas -entusiásticamente, declarando que este hecho sería "profético"- se han apresurado por todos los medios a difundir fotos de la celebración que confirmarían los hechos que han sido motivo del escándalo y de la indignación.

[Fuentes: Orthodoxie; parroquia serbia de San Andrés y San Nicolás de Alicante (1), (2) y (3)]

7 comentarios:

Ioan dijo...

No salgo de mi asombro...
¿Te acuerdas Anastasio de nuestra conversación sobre el tema?.
No seré yo, insignificante ortodoxo, quien critique la decisión del Metropolita del Banato.
Pero la política lo inunda todo y ecumenismo no es ABSORCION.
Esperemos que nuestro Santo Patriarcado siga teniendo las ideas tan claras como hasta ahora.
La careta con tanto oropel no era sincera.
Y bien que lo siento decir esto
Ioan.

Anastasio dijo...

Vamos a ver finalmente, Ioan, en qué se sustancia todo esto. Esperemos a las noticias y, sobre todo, conclusiones que sobre este particular surjan de la reunión del Santo Sínodo del Patriarcado de Rumanía.

Soy de la opinión que, muchas veces (y a lo mejor no sea explicativo o aplicable para el caso de monseñor Nicolae) situaciones parecidas a esta o a la otra (la de los cristianos asirios que te enlazo en un comentario tuyo más abajo) tienen su explicación en que la Iglesia Católica Romana disfruta de un "paraguas económico y político (el Vaticano es un Estado, ¡recordemos!)" del que la Iglesia Ortodoxa no dispone en absoluto.

Desde cierta perspectiva, personalmente prefiero que sea así, pues estoy convencido de que así somos más fieles al Evangelio.

A Roma todo le vale con tal de que se le obedezca; las cuestiones teológicas, doctrinales y / o de eclesiología le son secundarias o, sencillamente, indiferentes.

No hay más. O sí, seguir orando a nuestro Señor por la fidelidad a su Santa Iglesia.

Un abrazo.

Ioan dijo...

Querido Hermano Anastasio:
Puede que mi comentario surja de mi bisoñez en los temas ortodoxos...de ahí cierto "ímpetu" sobre algo que amo desde el primer día que entré en contacto con nuestra querida Iglesia...
Pero desde la humildad y la caridad mas profundas si te digo que todo esto está muy estudiado...y se está aplicando algo tan sencillo como el dicho ese tan famoso del palo y la zanahoria.
Ioan

Anastasio dijo...

Querido Ioan:

El caso es que coincido con tus apreciaciones; tanto con la inicial como con esta última.

Pero quería añadir alguna consideración más a este tema.

De todos modos, aunque todo parece indicar que estamos ante un hecho grave probado, es conveniente también esperar al resultado de la reunión del Santo Sínodo del Patriarcado de Rumanía.

Aunque sólo sea porque no es la primera vez que se difunden interesados rumores. No hace mucho, por ejemplo, que el Patriarcado de Moscú había aceptado la introducción, en el mismo seno de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de la implementación y desarrollo de las actividades pastorales del "camino neo-catecumenal", a través de asesores próximos a Quico Argüeyo.

Con todo mi afecto, en Cristo:

Anastasio

Anastasio dijo...

¡Ah! Se me olvidaba: y poco tiempo después fue desmentido y achacado a eso: rumores interesados.

Anónimo dijo...

Creo que uds. deben leerse de nuevo el Símbolo de la Fe, los textos de los Concilios Ecuménicosl, los Santos Cánones y su Explicación.

A partir de ahí sabrán por que no tenemos unidad, comunión en la fe con los romanos.

Aí mismo, sobre la veracidad de los hechos, diriganse a la web de parroquiaortodoxadealicante.blogspot.com hallarán la carta del Protos Justin Parvu al Patriarca Daniel de Rumania. Está en rumano, pero el P. Nicolás, seguro que se la traduce, sino usen el tratuctos de Google.

Después juzguen si es verdad o no. Por cierto en dicho blog explican otro caso, la bendició de la Asguas en la teofania, bendición hecha al unísono por un obispo rumano y un uniata.

El problema no es de palo y zanahoria, se trata de salvarse con la fe o perderse abandonandola.

Anastasio dijo...

Hola, gracias por su visita:

Por supuesto que nos deberemos de releer el Símbolo de la Fe, los textos de los Concilios Ecuménicos, los Santos Cánones y su Explicación.

No una vez más, sino dos, tres, cuatro e infinidad de veces; y no sólo para saber el por qué de la falta de unidad.

Gracias también por informarnos de la carta del Protos Justin Parvu, publicada en el blog de la parroquia ortodoxa serbia de Alicante, y que relata también un precedente. Verá que, en parte, la noticia en este blog sobre este hecho ha sido elaborada a partir de informaciones aparecidas allí (tal como se indica en las fuentes).

De todos modos, que la actitud de los romanos sigue el proceder del "palo y la zanahoria", no excluye que haya otras causas de peso (las que usted al principio señala) dificultando e impidiendo la unidad. Nadie aquí, en este "debate", lo ha puesto en duda, pues lo que dice la noticia en este blog publicada así lo refleja. No se ha hecho más que añadir otras perspectivas al problema.

Perspectivas como la mía personal anteriormente expuesta de que Roma, en tanto Estado, en tanto poder temporal, ha llegado a ser una enorme maquinaria de influencia política y de poder económico, hecho cuya gravedad no es que esté reñido con los fundamentos de la Iglesia que usted reseña, sino con las mismas palabras de Nuestro Señor Jesucristo en el Evangelio.

Que de lo que "se trata es de salvarse con la fe o perderse abandonándola" tampoco aquí nadie lo discute, ni se deduce oposición ninguna a tal aserto.

Muchas gracis; con afecto en Cristo:

Anastasio