sábado, abril 12, 2008

PARA LA REFLEXIÓN Y LA MEDITACIÓN (14)

"En su sermón sobre las bienaventuranzas, el Señor describe cómo es un corazón paradisíaco (Mt 5, 1-12). Sus propiedades son la humildad, las lágrimas, la contrición, la ternura, la ausencia de cólera, el amor absoluto a la verdad, la misericordia perfecta, la pureza, el amor por la paz y por la obra de la paz, la paciencia en las desventuras y en las persecuciones contra la fe y la vida de los cristianos.

¿Deseas el Paraíso? Adquiere, pues, todas estas cualidades. Entonces, tú apreciarás el paraíso desde aquí abajo y, después de tu muerte, entrarás en él como su digno heredero".

San Teófano El Recluso, El corazón paradisíaco