viernes, abril 18, 2008

EL SANTO SÍNODO DE LA IGLESIA RUSA CONDENA LA AUTOPROCLAMACIÓN DE INDEPENDENCIA DE KOSOVO

[Amplío con esta traducción de una noticia publicada por "Orthodoxie", la información referida a la última sesión, el 15 de abril, del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa y, concretamente, sobre su posicionamiento ante la situación de Kosovo-Metohija].

Los miembros del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa han condenado la autoproclamación de la independencia de Kosovo, anunció el 15 de abril la oficina de prensa del Patriarcado de Moscú.

"Es un crimen ignorar la significación de Kosovo para el pueblo serbio. No es solamente un pedazo de tierra que se intente arrancar a los serbios, Kosovo representa un pasado histórico del pueblo serbio, su identidad nacional", reseña el Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa en su comunicado.

El Sínodo ha constatado que las condiciones de vida normales y de seguridad para todos y la preservación de la integridad del territorio serbio que debía garantizar la presencia internacional en la provincia, no están aseguradas.

"Las tentativas de crear según el capricho una nueva carta de Europa de los pueblos de diferentes religiones y nacionalidades merece una condena legítima", señala el comunicado, y se llama la atención sobre el hecho de que "tales guiones van a causar millares de nuevas víctimas inocentes".

El Sínodo, cuya reunión se mantuvo en Moscú bajo la presidencia del Patriarca de Moscú y Toda Rusia, Alexis II, decidió apoyar la declaración de la 12ª Reunión Mundial del Pueblo Ruso pronunciada a finales del mes de febrero, en la que se afirma que la declaración unilateral de independencia de Kosovo representa un peligro para la paz mundial.

"En la declaración sobre la secesión de Kosovo y de la Metohija respecto de Serbia, los participantes de este foro declararon que compartían el dolor de sus hermanos serbios (...)".