viernes, septiembre 28, 2007

PARA LA REFLEXIÓN Y LA MEDITACIÓN (8)


"La mente no verá el lugar de Dios dentro de sí, a menos que se imponga sobre todos los pensamientos de las cosas materiales y creadas; y no se puede imponer sobre ellas a menos que se libere de las pasiones que la atan a los objetos sensoriales y a los pensamientos sobre ellas que la provocan. Se librará de las pasiones por medio de las virtudes, y de pensamientos sencillos por medio de la contemplación espiritual; pero desechará incluso esto cuando se le aparezca esa luz que marca el lugar de Dios durante la oración".

Abba Evagrio: Textos sobre la vida activa