lunes, septiembre 24, 2007

ABECEDARIO (13)

ADVENTISMO/ADVENTISTA


Adventismo: Conjunto de doctrinas que profesan algunas iglesias protestantes (adventistas). Estas, de inspiración anabaptista e íntimimante influídas por el milenarismo, mediante la interpretación literal de los textos apocalípticos de la Biblia, tienen como fundamento principal la creencia en una próxima segunda venida de Cristo al mundo (parusía).


Aunque el adventismo premilenarista ha estado presente, con mayor o menor insistencia y fuerza, a lo largo de la historia del Cristianismo, hablamos con propiedad del adventismo como doctrina protestante significativa a partir de las predicaciones apocalípticas, en las que se profetizaba el fin próximo del mundo, debidas a William Miller (1782-1849).


William Miller, granjero del norte del Estado de Nueva York, adquirió la convicción hacia 1818 de que era posible deducir de las Escrituras la fecha exacta del segundo adviento. Miller calculó que la venida de Cristo tendría lugar entre el 21 de marzo de 1843 y el 21 de marzo de 1844. Recogió sus ideas en varios escritos y, desde 1831, dio inicio a sus predicaciones, que fueron muy solicitadas por parte de iglesias baptistas, presbiterianas y otras confesiones protestantes.


Por tanto, en su primera época el adventismo no constituía por sí mismo denominación protestante diferenciada, sino más bien un mensaje que con éxito había calado vivamente en el seno de muchas congregaciones religiosas de varias iglesias protestantes de los Estados Unidos, principalmente de los de Nueva York y su vecino Vermont.


Al no acontecer la segunda venida de Cristo en el tiempo señalado por las profecías de Miller -ni tampoco en un plazo posterior, octubre de 1844, fijado para concordar con el calendario judío-, muchas de las 50 o 100 mil personas que habían creído en el adviento reconocieron su desatino y abandonaron el movimiento o, también, se produjo la división entre los que seguían adeptos a las doctrinas adventistas.



La constitución del adventismo como secta protestante diferenciada no se produce sino, en fechas posteriores, a partir de las visiones y revelaciones recibidas por la profetisa Ellen G. White (1827-1915) que, en torno a ella y su marido, James White, reorganizó y estructuró a un grupo numeroso de adeptos adventistas, dándoles los principales elementos doctrinales: santificación del sábado (séptimo día) en vez del domingo -que calificaron de pagano y anticristiano; de aquí el nombre de Adventistas del Séptimo Día-, la esperanza en la inminencia de la parusía, la inmortalidad selectiva (solamente para los que elige Jesucristo por sus méritos), vegeterianismo y prescripciones higiénicas y relativas a la salud.


Los adventistas tienen una mayor presencia en los países anglosajones, especialmente en los Estados Unidos. No obstante, misionalmente, desarrollan una política de caridad y de apoyo y capacitación que está teniendo un gran éxito en África, Centro y Sudamérica, donde esta confesión está teniendo un crecimiento exponencial. En la actualidad, aunque las estadísticas no son seguras, parecen alcanzar la cifra de algo más de 5 millones de fieles bautizados.


Otras denominaciones religiosas con un fuerte componente adventista son los Testigos de Jehová y los Cristadelfianos.