sábado, agosto 18, 2007

PARA LA REFLEXIÓN Y LA MEDITACIÓN (4)


La oración es la respiración espiritual del hombre


"La oración es la respiración de nuestro espíritu. Rezando, nosotros respiramos el Espíritu Santo. Nosotros oramos en el Espíritu Santo (Judas 1, 20). De este modo, todas las plegarias de la Iglesia son el soplo del Espíritu Santo y nuestro aire espiritual. Es también nuestra luz, nuestro fuego interior, el alimento y el vestido de nuestro espíritu". (San Juan de Kronstadt)


Vayan estos días nuestra oraciones por las víctimas de los terremotos del Perú; roguemos al Cielo por la pronta recuperación de este país hermano y de sus ciudadanos, que las ayudas lleguen prestamente, que el Altísimo, Dios, Señor Nuestro, ilumine a las autoridades peruanas en la resolución de la crisis y acompañe en esta hora de tribulación a todos los que sufren, lloran y esperan noticias presos de la inquietud.