martes, julio 29, 2008

CLÉRIGOS ORTODOXOS CHINOS PARTICIPARON EN LOS OFICIOS DIVINOS EN EL CONSULADO RUSO DE SHANGHAI

Por primera vez en 44 años, el 16 del pasado mes de junio de este año, dos clérigos chinos, Padre Mikhail Wang y diácono Evangel Lu, tomaon parte en el oficio divino festivo que fue celebrado en el Consulado Ruso en Shanghai, informó el Lunes el "South China Morning Post".

El Lunes, la Iglesia Ortodoxa marca una de sus fiestas más importantes - el Día del Espíritu Santo.[1]

Unos 30 ciudadanos chinos asistieron al oficio divino junto con feligreses ruso-parlantes. Algunos de ellos habían sido bautizados en la fe Ortodoxa en la niñez, antes de la "Revolución Cultural", y por 44 largos años no habían podido practicar su fe. También estaban presentes en el oficio muchos jóvenes que llegaron a la Ortodoxia después de aprender de ella en los libros y en Internet. Varias personas llegaron especialemente desde Beijing.

El Sacerdote Alexy Kiselevich explicó que la primera liturgia en la cual participó el sacerdote chino Mikhail Wang fue en Pascua, pero el diácono Evangel Lu no pudo asistir debido a que ofició un oficio de laicos en Beijing.

Los oficios Ortodoxos en Shanghai son realizados por extranjeros y ruso-parlantes. Sin embargo, las leyes de la RPCh impiden a los sacerdotes extranjeros realizar oficios para los ciudadanos chinos en la China propiamente dicha.Shanghai es el hogar de varias docenas de fieles Cristianos Ortodoxos, pero hasta ahora se les había impedido participar regularmente en los oficios eclesiásticos. La comunidad no tiene estátus legal; ni tiene recintos. En las principales fiestas eclesiásticas los fieles chinos asisten a oficios celebrados por la comunidad de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

A fines del siglo 17, un grupo de Cosacos, defensores de la fortaleza fronteriza de Albazin, fueron tomados prisioneros. El Emperador Chino, quien admiraba el coraje de los soldados, les dio una solución y les permitió abrir una iglesia. Subsecuentemente esto condujo a Pedro I a establecer la Misón Espiritual Rusa en China, la cual por largo tiempo cumplió el rol de representación diplomática rusa y estableció las bases de los Estudios Rusos sobre China. Para 1918, habían alrededor de 10 mil Chinos Ortodoxos en el país.

La revolución de 1917 en Rusia empujó hacia China a cientos de miles de refugiados ruso-parlantes. Los emigrantes construyeron más de un centenar de templos en Beijing, Harbin, Shanghai, Mongola Interior, Xinjiang, Hong Kong, Hankou, Tianjin.

En 1954, la Misión Espiritual Rusa en China, la cual había estado a cargo de la Iglesia Ortodoxa, fue abolida por razones políticas. Y 50 años atrás, el 23 de Noviembre de 1956, el Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rusa, de acuerdo con la parte china, coincidió en conceder autonomía a la Iglesia Ortodoxa China.

La "Revolución Cultural" en China, que se caracterizó por la destrucción masiva de templos y cementerios, profanación de iconos y reliquias y persecución de los creyentes, puso en peligro la existencia de la Ortodoxia en China. Ningún oficio divino fue oficiado en el territorio de aquel país por más de 20 años.

El renacimiento de la Ortodoxia en China comenzó en la década de los 80 - cuando se abrió un templo en Harbin y fue construído un templo en Urumqi. En la actualidad hay en China varias comunidades Ortodoxas de ruso-parlantes y ciudadanos extranjeros. En las fiestas principales los fieles chinos se reúnen para los oficios divinos presididos por laicos.

[1] Según el Padre Dionisy Pozdnyaev, el primer Obispo Ortodoxo de China, el Metropolitano Inocencio (Figurovsky) fue ordenado para el rango de los Obispos en el Día del Espíritu Santo; se cuenta aquel Día también como el del establecimiento de la Iglesia China.

[Fuente: Noticia para RIA-Novosti de Kira Pozdnyaeva (16/06/08). Traducción y notas Roberto León Ramírez (Chile). Foto: Olga Kiseleva]