miércoles, diciembre 06, 2006

ALCALÁ DE HENARES: POLÉMICA.

Hace escasos días informaba de la próxima firma de un convenio entre la alcaldía de Alcalá de Henares y el arzobispo y metropólita de la Diócesis de Europa Occidental y Meridional, de la Iglesia ortodoxa rumana, Iosif (Pop), para la cesión de unos terrenos donde construir la parroquia ortodoxa de dicha localidad madrileña. Este respaldo necesario a la práctica religiosa, cultual, de nuestros hermanos rumanos y, por extensión, de otras nacionalidades, pero también para el desarrollo de otros objetivos tendentes a la integración de los inmigrantes, se enmarcaba en el conjunto de otra serie de medidas -según anunciaba la misma presidenta, Esperanza Aguirre- de las instituciones de la Comunidad Autónoma (ver).

Hoy he añadido, en el apartado del blog dedicado a "Noticias", la visita de Su Eminencia Iosif a Alcalá de Henares, el día de ayer, para hacer realidad oficial dicho convenio -por cierto, en el artículo en cuestión se le sigue denominando "patriarca ortodoxo de París" (¡...!)- (ver).

En medio de ambos acontecimientos, surgió la polémica... Desde el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) de Alcalá de Henares, se acusaba al equipo gobernante del ayuntamiento, del Partido Popular (PP) de actuar en este tema -cesión de terrenos para la parroquia ortodoxa- por motivos electoralistas (ver). Recordemos que tanto Rumanía, como Bulgaria ingresarán en la Unión Europea el año que entra y sus ciudadanos, residentes en España, gozarán prácticamente a todos los efectos de los mismos derechos que los españoles, incluyendo el voto en las elecciones municipales.

En esto, "electoralismo" -mucho me temo, le pese al PSOE, le pese a cualesquiera otra organización política-, de aquí a 2007 y en fechas posteriores, van a incurrir todas las formaciones políticas con un mínimo de acceso al poder político institucional. Es una lástima que, las más de las veces, se gestione la vida pública no desde las necesidades objetivas de los ciudadanos sino desde los cálculos electorales de cada momento.

Hago estas reflexiones, conste, de modo generalizado, sin sumarme a esta acusación concreta del PSOE en Alcalá de Henares, pues no resido en esta ciudad y supongo que me faltan muchos elementos para apreciar si la reseñada acusación está fundamentada.

Sin embargo, sí hay algunos datos más que, de ser ciertos, ensombrecerían la decisión del gobierno municipal de Alcalá de Henares: la oposición municipal habla de que la decisión de ceder terreno público para la construcción de la parroquia no ha seguido los "trámites reglamentarios de aprobación por el pleno" y, así mismo, que son bastantes las asociaciones cívicas alcalaínas que llevan años solicitando decisiones iguales o parecidas (cesión de locales, terrenos, etc.) y siguen a la espera, frente a la celeridad en el caso de la parroquia ortodoxa.

Aquí, las autoridades municipales -sean del "color" que sean- deberían de ser cuidadosas, pues, de ser ciertos estos datos, podría generarse sin necesidad en parte de la ciudadanía una animadversión hacia los creyentes ortodoxos al ofrecer de ellos una imagen de "privilegiados".

Considero que las Iglesias ortodoxas y las asociaciones de su entorno o filiación deben igualmente ser sumamente cuidadosas, no exigiendo privilegios sino aquello que, en tanto una realidad social más, claramente consolidada hoy en nuestro país, en justicia les corresponde. Igualmente entiendo que el mismo cuidado ha de observarse de cara a no verse en medio de rifirrafes políticos.

No me cabe la menor duda de que estos terrenos donde construir la parroquia ortodoxa de Alcalá de Henares son necesidad perentoria para garantizar el derecho de muchas personas en esta ciudad; como tampoco me cabe la menor duda de que la Iglesia ortodoxa rumana no ha buscado inmiscuirse en un polémica estrictamente política. Sólo quiero hacer un llamado a que las autoridades y las instituciones políticas competentes -a todos los niveles del Estado- reglamenten debidamente, con claridad, cómo se accede al disfrute de los derechos y libertades fundamentales de las personas y los ciudadanos, no dejando resquicio a los tratos de favor y, menos, a los privilegios.

2 comentarios:

Tomás dijo...

Un poco de seriedad, hablas por hablar, se nota que tienes pena que los rumanos puedan votar al PP en lugar del PSOE, pero de aqui a mentir va mucho.

Como dices no vives en Alcalá y no sabes, es verdad, algunos puntos.

1.-El terreno ha sido cedido por se una creencia religiosa, no una asociación.

2.-El PSOE por su laicidad se opone, al igual que una parroquia polace, etc.

Poco más que decir desde Alcalá.

Teofilactos dijo...

Evidentemente, Don Tomás, hablo en función de lo que he leído en algunos medios de información, así pues, si lo que dicen estos no se corresponde con lo que uno sabría -según usted- de vivir en Alcalá de Henares, yo nunca estaría mintiendo, sino en todo caso confundido a partir de fuentes poco fidedignas. Como ve, ambas cosas son bien distintas y su acusación tremendamente injusta.

En segundo lugar, no le voy a quitar esa peregrina impresión de que yo con este tema pretendo que se vote a unos u a otros. Usted mismo.

Tercero, las distintas confesiones religiosas son entidades religiosas y, por ello, tienen que estar inscritas en su registro correspondiente de "Entidades Religiosas" (en el Ministerio de Justicia, le informo); y de lo que yo vengo a hablar en esta entrada del blog es que estoy porque se dé un trato igual a todo tipo de entidades (parroquias, asociaciones, fundaciones, sindicatos, grupos juveniles, clubes, etc.) consistentes en grupos de ciudadanos que se reunen en torno a unos objetivos sociales que no vulneren, claro está, las leyes.

Un saludo y que Dios le bendiga.